Seis por ciento :: 3

3

No sé, A tuerce la jeta, tengo la vaga impresión de que faltara algo.
Se inclina. Alarga los dedos índice y corazón de la mano derecha y comienza a caminar con ellos por el laberinto hialino.
Un novísimo centro cultural, enumera A, un parque periurbano, una escultura de un colega aquí y otra allá, esta campa está diciendo “Chalés, adosados, unifamiliares”, acá plazas de aparcamiento para alquilar…
¿Un polideportivo nuevo?, arriesga B.
A detiene su paseo digital. Entorna los ojos y se lleva la mano izquierda al mentón.
Un polideportivo, reflexiona A mientras su mano derecha sobrevuela la maqueta en círculos lentos, sí, suena bien.
De repente, deja caer la mano sobre una ladera lechosa en cuyo centro un solitario prisma remeda un caserío. El rápido movimiento hace saltar el poliedro.
Aquí mismo, decide A.
B pega un bote para esquivar la pieza que ha salido despedida. La sigue con la mirada hasta que se pierde debajo de la mesa de A.
Joder, señor alcalde, casi me da.
Un polideportivo nuevo, con dos cojones, los dedos índice y corazón de A trazan largos en una piscina olímpica imaginaria.
 

#Sergio Lozano Sangrador – slsangrador@gmail.com
Etiquetado , , ,