Seis por ciento :: 4

4

Necesitamos un Plan, articula A, detenido frente al ventanal del despacho.
¿Un plan?, pregunta B mientras abandona el puerto seguro de la maqueta en dirección hacia su interlocutor.
A observa contrariado un nubarrón gris que ha ocultado el sol. Al otro lado del cristal, las hojas de los arces se agitan.
Recuerda limpiarte las orejas antes de salir de casa, dispara A. No necesitamos un plan, necesitamos un Plan.
Sin duda, concede B con la cabeza gacha, ¿qué tipo de plan?
Joder, pues sí que estás espeso hoy. Cualquier tipo de Plan, eso es lo de menos. Lo que de verdad importa, lo único que importa es cuáles son los objetivos del Plan.
Un momento, señor alcalde, cojo un papel y tomo nota.
En una esquina se ha formado un torbellino donde una mano invisible zarandea bolsas de plásticos y trozos de papel. Un relámpago espeta el despacho.
Listo, informa B.
Veamos, detalla A, un puestito del grupo A para un sobrino ingeniero que acaba el máster esta primavera, otro del grupo B para el cuñado tonto que me ha tocado en suerte y dos o tres del grupo C para los compromisos…
A apoya ambas manos en el vidrio. Sus ojos persiguen a los niños que escapan a la carrera del parque en busca de refugio. Se gira y encara a su interlocutor.
No se me ocurre nada más.
Correcto, perfila B, necesitamos un Plan Rector de Infraestructuras Tecnológicas y de Estrategias de Comunicación.
 

 

#Sergio Lozano Sangrador – slsangrador@gmail.com
Etiquetado , , ,