#Jim Thompson  ::  1280 almas

(…)Es mejor el ciego, tío John, es mejor el ciego que se mea por la ventana que el listillo que lo engaña para que lo haga. ¿Sabes quién es el listillo, tío John? Bueno, pues se parece a mucha gente, se parece a todos, a todos los hijos de puta que se vuelven cuando cae una moneda al suelo, a todos los cabrones que van con sus huevos por delante con un dedo en el culo y el otro en la boca creyendo que no les pasará nada, a todos los chuloputas que piensan que la orina se les volverá limonada, a todas las almas cándidas hechas al parecer a imagen y semejanza de Dios y a quienes lamentaría profundamente encontrarme en una noche oscura. Incluso a ti, particularmente a ti, tío John; a la gente que se queda oliendo la mierda con la boca abierta y hace como que se sorprende cuando uno le mete en ella una boñiga.(…)

#Jim Thompson :: 1280 almas (1964)

El inicio del libro me hizo pensar que estaba leyendo un trasunto del Lazarillo de Tormes en un pequeño pueblo del sur de los Estados Unidos. Luego recordé una frase leída por ahí: «La filogenia reproduce a la ontogenia». Y se me ocurrió que la juventud de los Estados Unidos bien podía justificar que allí abordaran la picaresca –entendida como una de las manifestaciones que llega a adoptar la naturaleza humana– a mediados del siglo pasado cuando en España se hizo hace más de cuatro siglos.
Seguí leyendo. Y seguí reflexionando. Y llegué a una conclusión final, la misma que me impulsa últimamente a leer autores estadounidenses. La globalización es una aplastante realidad. Los Estados Unidos de América han sido el faro más rutilante en esa globalización. Conocer las disecciones del alma humana que han pergeñado los autores de esa nacionalidad nos acerca mucho a las profundidades del alma humana tal como la ha moldeado este proceso homogeneizador.
En esta novela, Jim Thompson nos muestra uno de los arquetipos que podemos encontrarnos. El protagonista de la novela nos lo deja bastante claro al final del libro:

(…)Me puse a pensar y pensé, pensé y luego pensé otro poco; y por fin llegué a una conclusión: que en cuanto a saber qué hacer, no sé más que si fuera otro piojoso ser humano.

1280almas

Etiquetado , , ,