#Fiodor M. Dostoievski  ::  Memorias del subsuelo

(…) Porque el deseo propio, voluntario y libre de uno, el capricho, aunque sea el más salvaje de todos, la fantasía exasperada y llevada hasta la locura, forma parte de aquella ventaja que se omitió y que resulta ser la más ventajosa de todas, porque no se atiene a ninguna clasificación, y porque a causa de ella se van continuamente al garete todos los sistemas y teorías imperantes. ¿De dónde sacan todos esos sabios que el hombre necesita una voluntad normal, una voluntad virtuosa? ¿De dónde sacan que el hombre precisa indispensablemente de una voluntad que le sea provechosa? El hombre únicamente necesita de una voluntad autónoma, le cueste ésta lo que le cueste, y le traiga las consecuencias que le traiga. (…)

#Fiodor M. Dostoievski :: Memorias del subsuelo (1864)

Afortunadamente, una novela corta. Corta, por su extensión. Que no por la intensa profundidad con la que el genial escritor ruso nos conduce en el laberinto de reflexiones, pensamientos y sentimientos que sacuden al personaje principal. Y afortunadamente porque esta obra produce un gran desasosiego. Debo reconocer que me he alegrado al acabar de leerla; no quiero, pues, ni siquiera imaginar el estado de desazón en que podría haber quedado sumido si no fuera una novela corta.
El libro está dividido en dos partes. Ambas me han resultado impactantes. No obstante, me quedo con la primera de ellas –El subsuelo–: un monólogo que más parece una disertación filosófica o una confesión vomitada en el diván del psicólogo que parte de una obra literaria. En esta primera parte, Dostoievski esboza el dilema existencial que asolará la conciencia del ser humano de las sociedades industriales occidentales –con lo poco que he viajado no me atrevo a hacer extensivas a otras culturas y sociedades mis afirmaciones–; dilema que explorarán, más adelante, multitud de autores como, por citar algún ejemplo, Kafka, Sartre y Beckett.

memorias_subsuelo

Etiquetado , , ,