Siempre hay una última vez :: 4

    Virgil

    Vale, aquel golpe no salió bien, salió mal, fatal, peor imposible. Era nuestro primer gran golpe, digamos que sólo fue un ensayo. Yo había estudiado el asunto hasta los más mínimos detalles. El gran danés es un perro noble, dócil y amable, cariñoso y equilibrado, aunque puede resultar reservado con los extraños. Por eso lo estuve siguiendo una temporada, observando cómo lo llamaban sus dueños, cómo jugaban con él. Nuestro olor corporal le sería extraño, joder, ya sería la hostia que hubiéramos podido suplantar el olor de las personas que el maldito chucho trataba, pero, al menos, nuestras conductas serían muy similares a las que estaba acostumbrado. La idea no era mala del todo. Un tipo en sus cabales no acude a la policía en busca de ayuda y les cuenta que le han secuestrado a la cosita que más quiere en este mundo y le piden un rescate si quiere volver a verlo entero; todo lo contrario, intenta negociar a la baja y paga religiosamente porque la vida no tiene sentido cuando sabes que ese inocente animal está en manos de unos desgraciados hijos de zorra. Pura psicología. Lo que vino después… Claro que podía haber previsto que a un perrito hurtado no se le puede sacar a pasear, incluso que un perrito melancólico puede tirarse horas y horas y horas aullando como si en lugar de estar en un cubículo de dos metros cuadrados fuera un lobo errando por la estepa siberiana, o que el dueño tenía hipotecado el adosado, el deportivo, el carné de socio del equipo de fútbol y que sus únicos ingresos fijos eran el emparedado y el café que obtenía a cambio de donar sangre cada quince días. Pero me parece demasiado pedirme que anticipara que el estrés del rapto le iba a provocar diarrea al animalito y que nos iba a tocar limpiar más mierda que al recluta patoso de “La chaqueta metálica”. En cualquier caso, el asunto no acabó mal, quiero decir, que no nos trincaron. Vale, el perro nos atacó y tuvo tiempo de sobra para destrozarte el antebrazo derecho antes de que yo reaccionara y abriera la puerta de la chabola. Nos ha jodido, a mí también me pilló de sorpresa tanta agresividad.

siempre_hay_ultima_vez4

    Pues no, yo tampoco considero que el segundo golpe fuera un éxito. Prefiero verlo como una etapa más dentro de un proceso de aprendizaje. Vale, aunque no aprendiéramos gran cosa. Que no te puedes fiar de los amarillos, correcto, entre otras razones porque la recaudación de un bazar chino seguramente no será muy grande a pesar de que estemos hablando de un gran bazar chino, aún cuando tenga un nombre tan rimbombante como La Gran Muralla China, ocupe los bajos de la manzana más céntrica de Bilbao y ese día lo haya visitado, por lo menos, la mitad del censo de habitantes. También me quedó clarito por qué chinos y banca son conceptos pertenecientes a dos realidades irreconciliables: no necesitan ayuda para custodiar la pasta, esos jodidos chinos, se la mete en el bolsillo el que se parece a Jackie Chan y a ver quién es el chulo que se la levanta. Aún recuerdo la cara que se te quedó cuando el tipo aquel salió corriendo desde detrás de un expositor, pegó un bote y te plantó la bota en la jeta. Igual pequé de egoísta, vale, te juro que se me aflojaron los esfínteres cuando vi cómo te derrumbabas sobre el mostrador y aquel retaco con ictericia te coceaba mientras intentabas zafarte a gatas, lo único que se me ocurrió fue poner a salvo el botín. Te juro, chavalote, que fui la persona más feliz del mundo cuando regresaste al barrio y me contaste que habías salido por patas aprovechando que el karateca falló un ataque y se desbarató la pierna buena contra una columna. Por lo menos, salimos sanos y salvos. Vale, tus costillas tardaron en soldar y nos dejamos todo el dinero en implantes dentales, okay.
    El asunto de los morosos salió mejor, vas a comparar. El tipo A debe dinero al tipo B. B pide a A que le pague. B exige a A que le pague. B pierde la paciencia, por contra A sigue sin soltar la mosca. B sopesa varias opciones: puede dar por perdido el dinero, no está por la labor; puede ponerse a malas, pero bien porque A le saca dos cabezas o porque B es budista y no cree en la violencia o porque B tiene el estómago delicado, por el motivo que sea, tiene claro que esa opción no es viable; puede solicitar los servicios de unos cobradores profesionales, esta sí parece una buena solución. Sin embargo, a veces esta última tampoco es una alternativa posible, pongamos por caso, si la deuda tiene que ver con asuntos no del todo legales. En este caso, más que un cobrador profesional lo que B necesita es un cobrador discreto, discreto y eficaz. Un negocio redondo donde todos salíamos ganando: A se quitaba de encima la preocupación de que la próxima vez que te cruzaras con él cumplieras tu amenaza y demostraras que eres capaz de limpiarle el conducto auditivo con un sacacorchos: B recuperaba casi la totalidad de un dinero que ya había dado por perdido: nosotros percibíamos unos ingresos libres de impuestos. De acuerdo, sólo faltaba un detalle en la planificación del trabajo. Justamente el detalle que lo echó todo a perder. Ahora, a toro pasado me refiero, resulta fácil darse cuenta de que antes de arrugarle el traje al sujeto A de turno y de apretarle el nudo de la corbata hasta verlo ponerse lívido y que los ojos se le hinchen como si fueran a saltarle de las órbitas, antes de reventarle las lunas del coche y hundirle el capó con una maza, resumiendo, antes de que te pusieras desagradable con A hubiera sido conveniente hacernos una idea general de quién era el tipejo y/o de cuáles eran sus negocios habituales. Tal vez así no hubieras acabado de rodillas en Punta Galea, vomitando el bazo en el filo de los acantilados, mirando de reojo cómo se estrellaba tu coche contra las rocas, con el jefe de los matones enviados por A babeando pegado a tu oreja.
    –La orden ha sido clara: “Deshaceos de esa mierda”. Ahora me está entrando la duda, ¿y si se refería a ti y no a esa mierda de coche? Joder, bueno, ya está hecho, la próxima vez no hay equivocación posible.

siempre_hay_ultima_vez44

[–> Roqui & Virgil]

Etiquetado , , ,